Aplica Ahora →

5 Conceptos para una Mentalidad Ganadora

desarrollo personal emprender

Emprender es sin duda un proceso personal que nos invita a crecer y desarrollarnos como persona en cada paso del camino.

Lo han dicho muchas veces, si quieres crecer como persona, ¡emprende! Nada te estira más y te reta más que exponerte a un mundo lleno de obstáculos, nuevas experiencias y que cada vez requiere más de ti.

¿Lo interesante? Aunque requiere más de ti, te reta más y más, no necesariamente se mantiene siendo difícil. Nos mantenemos descubriendo más sobre nosotros mismos, cultivando poder y fortaleza, y obteniendo más recursos personales para triunfar.

¿Por qué? Porque poco a poco nuestra mentalidad va cambiando. Nuestra forma de pensar, creencias, y estrategias personales se ven cuestionadas, transformadas y cada vez más pulidas — sea que lo hagas intencional o no.

Tener una mentalidad ganadora, específicamente diseñada para tener éxito con tus objetivos y permitirte crear cambio interno que impacte tu realidad, te permite afrontar estos retos con los recursos necesarios para vencerlos, más allá del dinero o el tiempo.

Porque todos sabemos que al final tu mentalidad es la que influye en tus resultados, en este artículo quiero compartirte algunos conceptos claves que te permitirán desarrollar esa mentalidad, más rápidamente, y con menos aprendizajes dolorosos.

Tú no eres tu mente

Constantemente confundimos nuestros pensamientos con quienes somos. Esto nos lleva a autoflagelarnos, sentirnos impostores o a veces a paralizarnos porque entramos en un ciclo de pensamientos que no nos ayudan a lograr nuestros objetivos.

¿Qué pasaría si trabajaras en base a que no eres tus pensamientos, sino quien piensa los pensamientos?

Tal vez te permitiría observar tus pensamientos, y fácilmente re-direccionarlos cuando no te son de ayuda o apoyo. Tal vez podrías elegir mejores pensamientos y narrativas que sí te acerquen a tus metas. Al final, sabemos que nuestros pensamientos son los que se convierten en acciones.

¿Cómo logramos esto? Primero, es importante que sepas que un ser humano promedio tiene un aproximado de 6,000 pensamientos al día [cita], y de estos, el 95% son repetidos del día anterior. Sabemos que somos criaturas de hábito, y no es sorpresa ver como tomamos las mismas acciones porque pensamos los mismos pensamientos.

Tú no eres tu mente. Eres mucho más que tus pensamientos. Eres un ser complejo, que tiene una mente como herramienta a su disposición.

El poder de elegir

Existe un breve momento entre el pensamiento actual y el próximo, entre el pensamiento y la acción. La clave es usar ese momento para intervenir de manera gentil, aceptar el pensamiento, observarlo y decidir cambiar la narrativa.

Al final, las herramientas están a nuestra disposición. Con suficiente repetición, nuestras vías neurales se reconfigurarán para transitar nuevos caminos que soporten nuestra narrativa deseada.

Tú no eres tus acciones o comportamientos

Así como tú no eres tu mente, así tus acciones o comportamientos no son quien eres — aunque el mundo te quiera hacer pensar lo contrario.

La programación neurolingüística tiene el postulado de que nuestras acciones son lo mejor que pudimos hacer con los recursos que teníamos en ese momento. Es decir, no forman nuestra identidad, sino que son un resultado de nuestros pensamientos, valores, creencias y el contexto en el que estemos al tomar la acción.

Esto nos invita a ver las acciones propias y las de los demás con empatía, curiosidad y apertura. Al alguien explotar y decirnos cosas negativas, entendemos que no necesariamente esto viene de su deseo, sino que puede ser un resultado de trauma del pasado, carga, estrés, o estado emocional frágil — básicamente escasez de recursos para elegir otra acción.

Qué son recursos en PNL

Cuando hablamos de recursos, hablamos de la capacidad de crear cambio dentro de nosotros o de lograr un resultado. Recursos pueden incluir estados, fisiología, estrategias, creencias, valores, actitudes y comportamiento — los bloques de construcción de todo resultado, ¿verdad?

Entonces, puedes liberarte sabiendo que si no estás tomando la acción que deseas, o si alguien responde de la manera que no esperabas, es más evidencia de que necesitan cultivar más recursos y no de que hay algo fundamentalmente incorrecto con ellos como persona.

Cómo cultivar recursos personales para el éxito

Puedes cultivar recursos:

  • Tomándote el tiempo de retar tus creencias limitantes, puedes usar tus memorias del pasado para demostrarte que algo no es 100% de una forma y cambiar tu perspectiva.
  • Intencionalmente cambiando tu fisiología (por eso muchas veces sonreír, mejorar nuestro aspecto físico o trabajar en nuestra postura cambian nuestro humor y estado)
  • En vez de querer eliminar, alejar o interrumpir un comportamiento, redirígelo — como hacemos con los niños, la distracción usada intencionalmente puede ser muy poderosa para entrenarnos a tomar acciones diferentes.

¿Quieres saber más sobre cómo crear cambio dentro de ti y lograr tus metas? Sígueme en Instagram y explora más en el blog.

Al final, todos saben que puedes ser una obra de arte y una obra en construcción al mismo tiempo.

Detrás de todo comportamiento, hay una intención positiva

Una de las cosas que más sorprende a mis clientes, es cuando descubren la intención real detrás de las acciones, pensamientos o creencias que creen son negativos y no les sirven.

Te cuento el secreto a ti también: todo lo que forma parte de tu mente, tus creencias, estrategias de comportamiento, hábitos "incontrolables", momentos de parálisis, el síndrome del impostor... TODO tu mente lo hace para protegerte.

En algún momento, probablemente entre los 0-7 años o los 7-14 años que son las etapas de desarrollo del subconsciente, sucedió algo que le hizo pensar a tu mente que ese patrón o elemento limitante te está protegiendo.

Conscientemente, dices "no entiendo porqué no puedo simplemente hacer tal cosa! Soy tan terrible..." pero lo que tu subconsciente entiende es que esa estrategia es la que en aquel momento, años atrás te mantuvo seguro. ¿Por qué no seguir usándola?

Gran parte de el proceso de desarrollo personal, crecimiento y madurez, y afinación de tus talentos y capacidades, es el ser mucho más gentil contigo mismo.

Yep. El entender que tu comportamiento negativo tiene una intención positiva detrás, tumba tus defensas y te permite abordar la situación con curiosidad, apertura y flexibilidad.

Las reglas que forma tu subconsciente

Cada experiencia vivida, especialmente en la niñez, va formando reglas en tu mente. Si en algún momento hiciste algo y hubo una consecuencia, se creó una regla o equivalencia.

A mí personalmente me sucedió que vi a mi papá, un hombre exitoso, tener un ACV cuando tenía 4 años. Mi subconsciente creó la regla: "cuando alguien exitoso se enferma, deja de tener un negocio".

Me costó muchos años el desinstalar esa creencia e instalar otra — que a pesar de tener una condición de salud yo puedo tener éxito. Con la programación neurolingüística y el soporte de mi coach, volvimos a ese momento y cambiamos esa programación, lo que me abrió un mundo de posibilidades, nuevos clientes y sobretodo, ganancias.

Ahora bien, ¿qué haces con esa información? Pues explorar. Puedes hacer journaling o meditar sobre eso que sientes te obstaculiza o limita. Algunas preguntas:

  • ¿Cuándo se formó esa creencia?
  • ¿Cuándo decidiste esa regla?
  • ¿Recuerdas el momento?
  • ¿Qué aprendizaje necesitas extraer de ese momento para re-configurar esa memoria?

El pasado no es el futuro

La base del ser humano siempre ha sido trabajar en base a experiencia — lo que pasó anteriormente es lo que se puede volver a repetir.

Y por miles de años esa forma de pensar, en base a evidencia pasada para proyectar el futuro, nos sirvió para mantenernos con vida.

Un ejemplo de esto: meter la mano en el fuego y sentir que nos quemamos, educa nuestro futuro. Probablemente en una próxima ocasión usaremos una herramienta o no nos acercaremos para nada al fuego.

Esto funcionaba de maravilla cuando esos eran los problemas más grandes, pero en la actualidad, nos puede hacer mucho daño. Nuestro cerebro aborda problemas modernos con una mentalidad obsoleta.

Y usar el pasado para protegernos, nos limita.

Ya nuestro problema no es ser perseguidos por un león, o quemarnos con el fuego. Tenemos problemas más complejos, en diferentes contextos.

Cuando somos pequeños, nuestro subconsciente crea reglas para todo. Si pasa esto, entonces esto.

"Si me caigo y todos se ríen de mí, correr no es seguro."

"Si estoy al frente del curso, me equivoco en mi ejercicio y saco mala nota, ser visible me hace daño."

Y así sucesivamente. Estas reglas no necesariamente hacen sentido. El subconsciente no trabaja con lógica, trabaja con vivencias.

Cómo liberarte de comportamientos limitantes

Entonces, ¿cómo aprovechamos este conocimiento?

Nuevamente, ser curiosos: abordar cada uno de nuestros comportamientos limitantes con gracia, gentileza y curiosidad.

Desde que te des cuenta de que algo no te está funcionando, pídele a tu subconsciente que te muestre cuál es la regla que estás todavía aplicando.

¿En qué momento la creaste?

¿Qué aprendizaje puedes obtener ahora sobre aquel momento que te permita dejar ir de esa regla?

¿Qué regla quieres crear en vez?

Y claro, buscar soporte de un profesional puede ayudarte a rápidamente identificarlas y transmutarlas a reglas que sí te sirven y te permiten avanzar. Ofrezco esto dentro de mis Sesiones de Claridad.

Fallar es retroalimentación

Trabajar en tu relación con fallar te abre incontables puertas en la vida.

¿Por qué? Ha sido demostrado (y seguro lo has visto en tu propia vida) que cómo pensamos sobre los errores y el fallo influye directamente sobre el resultado final. Cuando no hay presión, alto riesgo, o miedo a castigo, tendemos a tener mejores resultados porque no estamos viviendo en el futuro, distraídos o nerviosos.

Ahora bien, si no hay motivación o no le vemos el valor a una acción, de igual forma incrementan nuestras posibilidades de tener un resultado insuficiente o malo.

La programación neurolingüística o PNL nos dice que todo fallo es retroalimentación. Esta forma de verlo remueve mucho estrés, presión, o falta de aprecio por la experiencia, dándonos mayores posibilidades de tener éxito.

Míralo de la siguiente forma: si el objetivo es cruzar una tabla y debajo hay un precipicio con tiburones, la presión por no fallar puede hasta paralizarte. Pero, si hay una red justo debajo de la tabla y caer no es fatal, cruzar toma un significado completamente diferente.

Asimismo, el ejemplo de Edison y su invención del bombillo. La frase celebre de que "no falló 99 veces, sino que encontró 99 formas como no hacer un bombillo" nos ilustra esta forma de pensar.

Si fallar es obtener información, no es un fallo, sino una victoria.

¿Fallar a propósito?

Mi forma favorita de ver esto es: si estoy fallando a propósito, sin darme cuenta lo lograré y me llevaré aún más de la experiencia.

Pensar de esta manera ahora te ayuda a ver el proceso de prueba y error como tu amigo, como un ganar siempre, lo que solo puede acercarte más a tu meta, sin importar el resultado.

Tu relación con fallar influirá de manera directa tus desiciones, tu motivación y sobretodo, tus resultados. Cada vez que "falles" busca el regalo. Okay, fallaste, ¿pero qué te llevas? ¿Y qué más? Todo eso se vuelve parte de la historia, de tus experiencias y te deja saber qué no funciona para acercarte a lo que sí.

El perfeccionismo y fallar: hacks para salir del ciclo

Y si sufres de ser perfeccionista al extremo, puedes empezar a llamarte un perfeccionista en recuperación al tomar estos simples consejos y ponerlos en práctica:

Ponte la meta de crear cosas mediocres.

Empieza a darle esa descarga de satisfacción a tu mente al tener éxito en algo mediocre. Si tienes éxito, hiciste algo mediocremente perfecto. ¡Lo hiciste bien! Este es el mejor hack para salir del ciclo del perfeccionismo. Intencionalmente ponte como meta crear basura, algo mediocre, algo horrible... exceder tus propias expectativas será más sencillo.

Falla intencionalmente.

¿Qué puedes hacer mal intencionalmente hoy? Es mejor fallar de manera intencional, que ponerte tanta presión que lo hagas sin darte cuenta. ¿Por qué? Porque puede que crees un ciclo de usar la presión como excusa para no lograr lo que sabes que puedes lograr. He estado ahí.

Al fallar intencionalmente, te estas acostumbrando a sentirte incómoda, y luego cuando suceda naturalmente, podrás rápidamente levantarte y volverlo a intentar pues ya no será tan grave para tu mente. Es como tomar pequeñas dosis de veneno para acostumbrar a tu cuerpo.

 

El mapa no es el territorio

¿Has usado un atlas alguna vez?

Al comparar el mapa con el camino real enfrente de ti, verás que no tienen nada de parecido. Un mapa no es más que una representación visual de un terreno. No podemos esperar que el ancho de las calles o las ubicaciones sean exactas. Si has enviado un location por Whatsapp, sabes de que hablo.

Los mapas muestran los rios, bosques y ciudades, pero no contienen ni agua, ni árboles ni edificios. 

Asimismo sucede con las personas. La percepción de la realidad de cada uno, es un mapa del territorio. La absoluta realidad es interpretada por todos y cada uno de nosotros de manera completamente diferente. Esta frase, creada por Alfred Korzybski expresa perfectamente este punto.

Entender que el mapa no es el territorio, nos permite abrazar las diferencias que surjan. Las personas a veces confunden modelos de la realidad con la realidad misma. Esa confusión nos lleva a aferrarnos a nuestros mapas, discutir con los demás, y perder relaciones, tiempo y energía.

Cómo cambiar nuestra percepción de la realidad

Creer que todo el mundo tiene su mapa, y que ningún mapa está 100% correcto, ni siquiera el nuestro, nos abre a mejor relacionarnos con los demás.

Nos invita a preguntarnos, ¿qué estará esta persona viendo en su mapa que hace su punto de vista diferente al mío? ¿Qué puedo cambiar de mi mapa para tener más oportunidades y opciones?

Cuando cambiamos cómo percibimos la realidad, la realidad entonces cambia.

Por ejemplo, en una ocasión trabajé con alguien que había tenido incontables mentores pero aún no obtenía resultados. En su mapa del mundo, "los mentores no servían" pero ella estaba invirtiendo en ellos porque veía a la gente haciendo dinero con ellos.

Luego de algunos minutos conversando, descubrimos que en su mapa ella tenía una creencia que no la dejaba realmente aprovechar la ayuda y guía de un mentor. ¡Claro que no funcionaría! Aunque ella estaba invirtiendo en ellos, su creencia al entrar en la relación con el mentor era de que no iba a funcionar porque a ella no le funcionaba. Y con cada mentor que obtenía, subconscientemente buscaba reforzar esa creencia para mantenerla siendo verdad. (Muy común al autosabotearnos.)

Cambiamos su modelo del mundo al transformar esa creencia a una que mejor le sirviera. Y ahí mismo creó un nuevo mapa, con nueva evidencia, porque trabajar conmigo sí le funciono, ¡y yo soy una mentora!

La única persona que puede limitarse eres tú misma. Solo tú puedes elegir creer en algo, sea que limite tus opciones o te aperture más opciones. Tu mapa del mundo es el que informará tus acciones, estado y tus resultados.

La PNL (programación neurolingüística) es el arte de cambiar nuestro mapa para obtener mayor libertad de acción. Sus herramientas están diseñadas para crear cambio interno que se ve en lo externo.

¿Qué mapa del mundo necesitas tener para lograr lo que quieres lograr?

¿Qué opciones nuevas quieres crear para ti?

Ponlo en práctica

Con solo empezar a aplicar estos 5 conceptos para una mentalidad ganadora verás cambios en tu realidad. Pero más que leerlos simplemente, requieren que tomes acción para integrarlos y empezar a crear nueva evidencia, para cambiar tu mapa del mundo.

Colócate la intención de por 5 días, experimentar con uno de estos conceptos diariamente. Si necesitas un apoyo, puedes conocer cómo trabajar conmigo aquí.

Obtén acceso a La Librería — recursos para elevar tu negocio y tu vida.

Desde tutoriales hasta meditaciones, todo lo que una emprendedora debe tener en su arsenal por la fracción del precio. Empieza desde $15.

Quiero saber más

Recibe mis cartas — hermosas reflexiones, ejercicios e historias para alegrar y apoyarte.

"GRACIAS. Este mensaje me llegó como del cielo jajaja."

"Disfruto mucho leerte. Tu proceso de crecimiento que compartes me sirve de mucho"

"Una breve nota para agradecer tu carta de los lunes, siempre envías contenido de valor y que se ve que tiene un propósito más allá del comercial."

We hate SPAM. We will never sell your information, for any reason.