Aplica Ahora →

Cómo dejar de autosabotearte

desarrollo personal
Cómo dejar de auto sabotearme


Si ahora mismo presentaran frente a ti un espejo mágico que mostrara la verdad absoluta, ¿qué verías?

La idea de un espejo mágico parece sacada de una historia de hadas, ¿verdad?

Pues la realidad es que asimismo nosotros también nos contamos miles de historias a diario que si nos sentamos a pensarlas bien, son fantasiosas e ilógicas.

¿Una que ha rondado mi cabeza como mi perrita a la hora de comida?

"No estás lista aún."

Desde los 13 años más o menos, me he inventado muchísimos proyectos. Vendí joyas hechas a mano, pins, diseños digitales, fui "blogger", YouTuber, una academia online, estudio de creación de contenido, fotografía, diseñadora de juegos... un sinnúmero de cosas.

Para mí siempre ha sido divertido armar proyectos y darles cariño para que crezcan, mientras paralelamente me leo libros, escucho audios y tomo cursos que eso no tiene madre.

Sin embargo, ninguno de estos proyectos realmente creció.

Siendo sincera, mi estudio de diseño Paragram ha crecido por el mismo hecho de que lo he re-inventado tantas veces... y aún así, cuando audito me doy cuenta de que los grandes planes no se dan por una sola razón: las historias que armamos.

Porqué los grandes planes no se dan

"No estoy lista."

"Necesito un curso más, no creo que pueda enseñar eso todavía."

"Cuando tenga x entonces podré x."

¿Suena familiar?

Lo peor es lo convincente que puedo llegar a ser. Cuando el sub-consciente quiere encontrar prueba de que algo que piensa es verdad, la encuentra. Porque no quiere hacerte quedar como un/a mentirosa.

Cuando mi primer lanzamiento de un producto digital falló rotundamente pensé que era porque no estaba lista. "No tenía la audiencia, no tenía el conocimiento y tampoco tenía la capacidad de vender".

Spoiler: nada que ver.

Todo se redujo a que antes de lanzar ya yo pensaba que iba a fallar, y pues claro, mi cerebro dijo "tus creencias son órdenes."

Muchas veces, lo que estamos es buscando pruebas de que como pensamos es como las cosas son en realidad. Joseph Murphy en su libro "El poder de la mente subconsciente" indica que nuestro subconsciente crea situaciones y condiciones para probar que lo que creemos, sea bueno o malo, está correcto.

Nuestro cerebro está literalmente diseñado para buscar y crear evidencia de lo que creemos.

Tengo un tío que siempre era detenido por la policia. Él siempre mantiene su vehículo en excelente estado, sigue todas las reglas de tránsito, y mantiene una velocidad prudente.

¿Por qué lo detienen entonces?

Sencillo. Cada vez que logra ver los oficiales desde lejos, empieza a decir que lo van a parar. "Ahí están de nuevo. Ya verán como me paran a mí. No a otro, ¡a mí! Tienen una obsesión conmigo."

Ni obsesión, ni coincidencia. Él ya tiene esa historia corriendo en su cerebro, así que cuando ve los policías, asume que lo pararán y por ende... lo paran. Él mismo, subconscientemente, causa la prueba de que su pensar está en lo correcto.

Nuestro cerebro es nuestro fan número uno. Por eso, todo "saboteo" es auto-saboteo.

El saboteo también es útil

Últimamente en las redes se ha vuelto famoso hablar del auto-saboteo como algo negativo, pero todo es bueno y malo a la vez. Piénsalo de esta forma. A veces nuestro cuerpo recibe una señal de que algo anda mal, y tomamos acciones sin pensarlas o "sin controlarlas" que nos ayudan a evitar un problema.

O tal vez, piensas "wow, siempre que tengo que tomar esta clase me da mucho sueño". Esto también es una pista de tu verdadero sentimiento hacia la clase y no lo que externamente tal vez te hayan condicionado a creer sobre ella.

El saboteo también es una herramienta.

Si tienes el poder de sabotearte para no hacer algo, significa que también tienes el poder de sabotearte para hacer algo.

El auto-sabotaje no es algo que siempre hay que arreglar, muchas veces es más sencillo re-enfocar las energías en lo que sí queremos y dejar que el cerebro nos dé apoyo ahí también. 😉

Cómo evitar auto-sabotearte

Seguro te preguntas, ¿cómo salimos de ahí entonces?

Te tengo 3 tips que te pueden ayudar a combatir ese auto-sabotaje.

1. Interrumpe el pensamiento

Cuando siento que me estoy por ir en un espiral de pensamientos que no me son útiles, aplaudo. Sí, literalmente. A esta práctica le llamamos "Interrupción de patrones".

Aplaudo para distraerme y luego busco la prueba de que eso no es cierto.

Otras personas usan el pellizcarse, darse con una banda de goma, empezar a bailar... lo que sea que te saque físicamente de tu cabeza.

Me cuestiono esa historia: ¿Qué pruebas hay de que eso es así? ¿Estoy generalizando? ¿En qué ocasión pasada ese no ha sido el caso?

Si estuvieses frente a un juez en la corte, ¿tendrías suficientes pruebas de que esto es absolutamente verdad?

2. Re-ajusta el rumbo

En la acción se encuentra claridad. He pagado por docenas de cursos que no termino, y claro que no obtengo resultados.

Una vez identificamos el pensamiento limitante, tenemos una opción. Este es el momento de ejercitar nuestro auto-liderazgo.

Ponte límites claros, aparta el tiempo y busca a alguien a quién rendirle cuentas si esto te ayuda a mantener ese rumbo hasta que se vuelva algo normal.

3. Identifica tus patrones

Todos tenemos pequeñas acciones que realizamos cuando vamos a sabotearnos. En cada contexto, en cada área, hay pistas de que empezó ese patrón de comportamiento que no nos sirve.

La mía era cambiar de pestaña, dejar lo que estaba haciendo que sí me ayudaría a crecer y empezar a investigar lo que ya sabía, buscando algo más. Puede que la tuya sea tomar algo externo de excusa, como "no tengo el equipo para grabar adecuado" o "no tengo tiempo para eso".

El identificar este disparador, esta primera acción, te ayudará a mantenerte atenta y detenerlo antes de que avance demasiado.

La excusa número uno: ¿realmente no tienes el tiempo?

TODOS hemos dicho en algún momento: "es que no tengo tiempo".

Tal vez vemos nuestra lista de pendientes y sentimos que es enorme e imposible. Seguro así mismo vio el monte Everest la primera persona que lo escaló, ¿o tal vez no?

Para Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzar la cima la primera vez, primero tuvieron que decidir que era posible y luego entender, que sería algo de mucho tiempo, no de la noche a la mañana.

"No tener tiempo" es sinónimo de no prepararnos para tener el tiempo.

¿Cuáles son esas pequeñas acciones que haces para evitar tenerlo? Esto puede verse como estar en redes sociales por horas sin un objetivo o no invertir en un coach de tiempo y productividad.

Si me dieran una maquina del tiempo, hubiese empezado mucho antes a tomar las acciones que estoy tomando hoy. Hubiese invertido en mí antes, creado contenido propio antes, lanzado mis productos soñados antes.

Como no la tengo, estoy tomando esa acción hoy. La Adribel del futuro me lo agradecerá.

¿Qué has perdido por vivir en esas historias ladronas de poder?

La pregunta que elimina el autosaboteo

"¿Qué gano al no hacer esto?"

Los seres humanos siempre tenemos un interés. Toda acción tiene una razón o deseo detrás. El tema es que no siempre es lo más lógico u obvio.

Por ejemplo, me di cuenta que la razón por la que no estaba tomando acción en mi negocio y me auto-saboteaba era porque ganaba "tiempo libre". Menos trabajo, menos eventos e invitaciones, se traducen a más tiempo para estar en casa haciendo lo que amo. 

¡Vaya engaño! Claro, no tener éxito me permite holgazanear, ver pelis y jugar videojuegos... ¿no es eso lo que quiero al final igual? Mi cerebro me lo estaba dando solo no de la manera que realmente deseaba.

Cuando descubrí esto, algo se desconectó en mi cerebro. Ya no estaba a la merced de mis acciones automáticas. Tuve una opción y una pregunta de seguimiento:

"¿Es esto lo que realmente quiero?"

Nop. Quiero impactar y también tener tiempo para disfrutar de mi hogar.

Te diré un secreto: no tenemos que elegir una cosa o la otra, solo debemos ser claros con lo que pensamos que queremos.

Mientras más claros somos, menos caemos en esta lógica ilógica de nuestro subconsciente.

¿Qué acción tomarás ahora?

De nada vale saber y no accionar. La acción cementa la intención.

Ya encontraste la raíz de tu auto-saboteo, ¿cómo le dejarás claro a tu subconsciente cuál es la verdadera intención?

Cuéntame debajo para celebrar contigo.

Como pudiste ver, el autosaboteo es normal. Es un mecanismo del cerebro para mantenernos a salvo, y ayudarnos a lograr lo que queremos. ¿Cómo le sacarás provecho?

Obtén acceso a La Librería — recursos para elevar tu negocio y tu vida.

Desde tutoriales hasta meditaciones, todo lo que una emprendedora debe tener en su arsenal por la fracción del precio. Empieza desde $15.

Quiero saber más

Recibe mis cartas — hermosas reflexiones, ejercicios e historias para alegrar y apoyarte.

"GRACIAS. Este mensaje me llegó como del cielo jajaja."

"Disfruto mucho leerte. Tu proceso de crecimiento que compartes me sirve de mucho"

"Una breve nota para agradecer tu carta de los lunes, siempre envías contenido de valor y que se ve que tiene un propósito más allá del comercial."

We hate SPAM. We will never sell your information, for any reason.