Construye tu Web abrió sus puertas. ¡Únete y vive el Bootcamp!
Blog Construye tu Web Mapa de Claridad Coaching Training Gratis Ingresar

Las 7 lecciones que me han ayudado a crecer mi negocio

desarrollo personal Nov 07, 2020

Tener un negocio puede ser un reto.

Sin duda es un constante aprendizaje y un constante buscar soluciones a problemas que van surgiendo. Llegan momentos en que nos sentimos atascados. Sin espacio para dar para atrás o para adelante. O tal vez, nos encontramos con el burnout — palabra que se ha hecho muy común últimamente con un mercado cada vez más competitivo que demanda más de nosotros.

Hoy te comparto algunas lecciones que me han ayudado a navegar este mundo.

Toma acción antes de estar lista.

El crecimiento viene con prueba y error. Si no te mueves, no avanzas...

¿Cómo te estás saboteando?

Mi saboteo era que pensaba que para lograr resultados para mis clientes tenía que tomar un curso más, una certificación más, un libro más... pero realmente, ese era el saboteo.

Mi miedo al éxito, a la responsabilidad de un negocio grande y de influencia me llevaba a postergar acciones que yo sabía que eran claves para crecer. Me enfoqué en las redes, en los Lives y los eventos virtuales, en crear cosas gratis, sin vender realmente los servicios que sabía eran los transformativos y que llevaban a los resultados.

¿Te ha pasado que piensas tanto en crear "valor" y crecer tu audiencia que terminas no vendiendo nada? En el pasado he caído ahí. Te pasas media vida promocionando ese reto o webinar y solo posteas tu producto o servicio una vez, para luego preguntarte porqué no compran. ¡Pues porque no vendes!

Eso es saboteo.

Una vez identifiques tu forma preferida de saboteo, interrumpe ese comportamiento. Para mí fue clave limitarme las horas de consumir información y forzarme a crearla.

Hazlo SIMPLE.

Lo simple es sexy.

Muchas veces nos saboteamos creando sistemas increíblemente complejos para hacer algo muy simple como vender.

Vender es compartir una oferta y guiar al otro en el proceso de decisión de compra.

¿Por qué tenía yo que crear todo un calendario de 23 días con 18 correos, countdown timers, 7 videos y mil acciones pequeñas?

Vendo más por DMs solo conectando y preocupándome por el humano detrás de la pantalla que con grandes esfuerzos y lanzamientos. Vendo más cuando facilito la venta en vez de "trick" o engañar gente hacia la compra.

Pregúntate, ¿cómo puedo hacer esto lo más simple posible? ¿Cómo puedo vender (servir) de la forma más humana e intencional posible?

Lo mismo va con entregar tu servicio o producto. A veces queremos salir con todo el pie en vez de probar el contenido y la transformación. La experiencia no tiene que ser compleja para ser poderosa.

Lo que me lleva al próximo punto.

Hay que invertir.

Punto. De freebie en freebie no hay compromiso ni cambio real. Cuando invertimos hay un intercambio energético y suena raro, pero algo cambia dentro de uno. Es inexplicable. Este año he invertido más que en cualquier otro año y he visto los efectos ($$$).

Invierte en software que te haga la vida más fácil. Para mí este software es Kajabi*. Es simple, rápido y efectivo el colocar mis ofertas, tener mis funnels y automatizaciones y mi página web en el mismo lugar. Además, solo tengo que aprender a usar una sola herramienta, y como ya sabemos, el tiempo es dinero.

También invierto en asesoría y coaching. Es más cuesta arriba y consume más tiempo hacer las cosas solo. Invierto en asesoría para mi bienestar, en expertos para cada área del negocio y en experiencias que me ayudan a convertirme en la versión de mí que logrará mis metas a largo plazo.

Todo influye. Todas las esferas de vida influyen una en la otra. Tu salud, tus relaciones interpersonales, tu ambiente, todo afecta tu desempeño.

Rodéate de gente que te INSPIRE.

Estar en comunidades como Pretty Busy Club*, el mastermind con mis chicas, y mi certificación de Mental Wealth Method ha sido VITAL. Me han dado el apoyo, empuje y los boches necesarios.

Busca un contenedor o grupo de personas que te empujen a ser tu mejor versión, que sean más brillantes que tú, que te hablen de temas que nunca habías escuchado antes.

Hacer nada ES productivo.

Aunque aún uso la palabra, la productividad ha tomado otro sentido para mí. He aprendido a manejar mi energía en vez de solo mi tiempo. He aprendido que levantarme a las 5AM no es la clave del éxito para mí.

Es cuestión de conocerse y diseñar nuestros días para maximizar nuestra energía.

He abrazado mis rutinas y ritmos naturales. Algo que me ha ayudado inmensamente es planificar usando las 4 estaciones: primavera, verano, otoño e invierno. Todo en la vida sigue un ciclo, y este ciclo de la naturaleza es aplicable a casi todo.

Hay un nacimiento, crecimiento, madurez e hibernación. Una planificación, acción, cosecha y recarga/evaluación.

Como mujer, tengo un ciclo también que sigue ese concepto de forma un poquito diferente. E inevitablemente mi energía va a fluctuar según la etapa en la que esté. ¿Por qué no adaptar mis acciones y compromisos a ese ritmo inevitable, natural y perfecto?

Mi mente es una herramienta

He comprendido que yo no soy mi mente, yo tengo una mente que es una herramienta. Es liberador verlo como algo que está ahí para servirte. Yo no soy mis pensamientos, soy la que piensa los pensamientos. Puedo elegir dejarlos pasar. Puedo elegir qué pensar.

Cuando lo vemos de esta forma, podemos utilizar el poder de nuestra mente (consciente y subconsciente) para alcanzar nuestras metas. Una forma de hacerlo es utilizando la PNL (Programación Neuro-Lingüistica).

Todo lo que hacemos es resultado de una estrategia (pasos o secuencias para hacer las cosas), creencia o valores que tenemos "instalados". Como una computadora.

La PNL me ha servido para desinstalar programas y estrategias que no se alineaban con mis objetivos e instalar las que sí. Ha sido una excelente metodología para crear la identidad y por ende creencias y comportamientos, que me llevarán hacia adelante.

Es increíble ver cómo cambiar la perspectiva o el guión, cambia el mundo en el que vivo. Y es que por más que queramos divorciar nuestro negocio de nosotros como personas, somos los que toman las decisiones y las acciones, ¿no?

Nuestro negocio será un espejo de quienes somos.

Conecta con tu visión

Todos los días. Varias veces al día. ¿Por qué haces lo que haces? Utiliza eso como tu brújula, tu guía, tu estrella norte. Cada decisión debe ser en servicio de la visión. Tener un propósito te evita perseguir tendencias, perder tiempo, o sentirte a la deriva... el burnout.

Oh, el burnout.

La cultura del hustle nos lleva tan rápido que es fácil caer en el gancho de que mientras más hagamos más obtendremos. Incorrecto.

Mientras más alineados y plenos estemos con el impacto que queremos crear, el legado, el resultado... más realizados y por ende, enérgicos y motivados estaremos.

Encuentra eso que te quita el sueño, eso que te empuja cuando la piña se pone agria y los retos son duros — encuéntralo y deja que te guíe.

No hay estrategia que le gane a un propósito.

Y no hay manual o curso mágico que le gane a la intuición. 

 

 

Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.